ACTO DE APOYO A LA "QUERELLA ARGENTINA" CONTRA LA IMPUNIDAD DEL FRANQUISMO.

He estado esta noche en el acto de apoyo a la “querella argentina” contra la impunidad del franquismo. Ha sido un encuentro hermoso y combativo, con muchas voces, testimonios, músicas, vídeos. Me parece una noble causa que merece ser apoyada. Tienes información de la querella aquí.
Lo que hemos presenciado en el Auditorio “Marcelino Camacho” de CCOO en Madrid ha sido esto:

Intervención de Carlos Slepoy, abogado de la querella
Proyección de vídeo sobre la querella
Intervención de Fausto Canales
Lectura del poema de Luis Cernuda “Un español habla de su tierra” por Luis Callejo
Música: Pedro Faura
Proyección de vídeo sobre los crímenes y agresiones del franquismo
Lectura de un texto de “Los almendros” de Max Aub, por Carlos Olalla
Lectura de un fragmento del poemario “Elegía en Portbou” de Antonio Crespo, dedicado a Salvador Puig Antich, leído por su autor
Música: Luis Farnox y David Ávila

Testimonio de las hermanas de Salvador Puig Antich
Video de Antonio Martínez, prisionero en las cárceles franquistas
Vídeo de Victor Galán, condenado en campos de trabajo
Música: Elisa Serna
Lectura del poema de León Felipe “¿Por qué habla tan alto el español?” por Vanessa Espín
Música: Angel Petisme
Intervención de Mirta Núñez
Lectura del poema “La poesía de mis compañeros” de Martín Micharvegas, por su autor
Música: Rafael Amor
Vídeo de Juan Iruzubieta, “topo”
Intervención de Jaime Pastor, Profesor de Ciencia Política de la UNED
Intervención de Manuel de Cos
Música: Lucía Sócam
Intervención de Manuel Blanco Chivite
Lectura de comunicado de las Asociaciones de Niños Robados, por Soledad Luque
Lectura de texto sobre los Comités Revolucionarios de Soldados y la Unión Militar Democrática por Rodolfo Ruiz
Música: Luis Mendo y Bernardo Fuster (“Suburbano”)
Lectura de comunicado en nombre de la Fundación “26 de Diciembre”, por Javier Larrauri
Escenificación de un tema de Miguel de Molina, por Enrique García
Música:Ismael Serrano

CLAUSURA: Interpretación coral del “CANTO A LA LIBERTAD”, de José Antonio Labordeta.

RECORDANDO A GERDA TARO

Que yo sepa, esta es la última foto de Gerda Taro con vida.
Fue tomada por Robert Capa el Primero de Mayo de 1937, durante unas cortas vacaciones en París, antes de regresar a Madrid, desde donde cubrían la guerra civil española.

En “Gerda Taro, fotógrafa de guerra. El periodismo como testigo de la historia” (Editorial Debate) escribí:

“Gerda compra un ramo de lirios. Su último ramo. Su última sonrisa. Capa expresa en esa foto todo el amor que siente por ella. También, seguramente, su admiración. Esa expresión de amor se convertirá en unos días en expresión de luto, como la última imagen a la que suelen aferrarse los familiares de una persona que muere. Clic. Cuando Capa aprieta el disparador de la Leica, no imagina que nunca más la verá comprando lirios.”

Efectivamente, la fotógrafa alemana fvuelve a España, pero Capa se queda en París. “La pequeña rubia” fallecerá pocas semanas después…

GERDA TARO Y ROBERT CAPA, EN ALMERÍA

Un día como hoy de hace 75 años, Gerda Taro y Robert Capa fotografiaban el drama de los refugiados malagueños que llegaban a Almería escapando de la represión del ejército franquista. Después de recorrer a pie la distancia entre ambas capitales (sometidos a un infierno de bombardeos aéreos y cañonazos desde el mar), quienes no sucumbían a los proyectiles o al desfallecimiento llegaban en condiciones lamentables a Almería. Las fotos de Taro y Capa fueron publicadas por la prensa francesa. Aquel terrible éxodo se conmemora estos días.
En “Gerda Taro, fotógrafa de guerra” (Editorial Debate), escribí esto:
“En Almería fotografían las consecuencias de la cruel ofensiva comandada por el general Queipo de Llano. Ven ancianos, mujeres y niños en estado de shock, desesperanzados e indefensos, durmiendo en las aceras, doloridos por el viaje. Las autoridades tratan de aliviar la situación dando salida a través de autobuses, trenes y barcos. Gerda fotografía armamento y tripulación del acorazado Jaime I, el más importante de la flota republicana, que había sufrido el primer ataque aéreo de la guerra. Deciden avanzar por la costa, en sentido contrario al éxodo, y llegan a Calahonda, donde se unen al Batallón Tchapaiev y al Batallón español Otumba. Se publican dos fotos de Gerda en Regards. En una aparece una familia con todos sus enseres cargados a lomos de un asno. En la otra, una mujer transporta un saco de avituallamiento a lomos de un caballo blanco. Su esbelta figura transmite a los lectores una sensación de fortaleza que no se corresponde con el sufrimiento de la población civil.
En ruta hacia Madrid, atraviesan el frente del Jarama y el cuartel general de operaciones de las Brigadas Internacionales en Morata de Tajuña.”

Esa ya es otra historia…

"GERDA TARO, FOTÓGRAFA DE GUERRA", EN LA EXPOSICIÓN "LA MALETA MEXICANA"

Ejemplares de “Gerda Taro, fotógrafa de guerra” están a disposición de los visitantes de la exposición “La maleta mexicana”, organizada por el Museu Nacional d’Art de Catalunya en coproducción con el ICP de Nueva York.
Lo escribí en 2007, y se publicó coincidiendo con el 70 aniversario de la muerte de Gerda Taro en la batalla de Brunete. Fue el primer trabajo en español sobre esta valerosa mujer. Luego vinieron otros…
En mi opinión, el libro refleja muy bien el compromiso de “la pequeña rubia” con la República y su progresiva vinculación personal con España. Te recomiendo su lectura, que puedes completar visitando la exposición.

En 1939, Robert Capa huyó de Paris a Estados Unidos. Su colaborador, Tchiki Weiss, salvó tres cajas con 4.500 negativos de imágenes realizados durante la Guerra Civil por el propio Capa, Chim (David Seymour) y Gerda Taro. Es la conocida como “maleta mexicana. Desaparecida durante décadas, fue localizada en México y ahora, gracias a la tenacidad del ICP para recuperarla y hacer público su contenido, el MNAC presenta parte de este valioso material fotográfico por primera vez en España.
Es un testimonio gráfico excepcional de la vida en el frente o en las trincheras, de los estragos de los bombardeos sobre la población civil o del drama en los campos de refugiados.

"EL VALLE DE LOS CAÍDOS", EN LE FIGARO

Te dejo el enlace al reportaje sobre el Valle de los Caídos publicado este fin de semana en Le Figaro por Matthieu de Taillac. Incluye referencias a “El Valle de los Caídos. Una memoria de España”.

RESEÑA SOBRE EL ACTO DE HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN MADRID

En este enlace puedes encontrar un comentario sobre el acto de homenaje a las víctimas de la represión franquista en Madrid que conduje junto a mi buen amigo Mariano Crespo en el Cementerio del Este de Madrid.

Agradezco a Tomás Montero sus elogiosas palabras. Felicidades por la organización del acto del 16 de abril, pero sobre todo, por el coraje que demostráis los restantes 364 días del año.

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN MADRID

Este sábado ha tenido lugar en la tapia del Cementerio del Este el homenaje a las víctimas de la represión franquista en Madrid. Han asistido familiares procedentes de toda la Comunidad y también de fuera. Inma Chacón, Benito Zambrano e Inés Sabanés también han estado presentes. Un año más he presentado el acto, organizado por la asociación “Memoria y libertad”, en esta ocasión junto a Mariano Crespo.

Desde primera hora se han colocado claveles junto a las fotografías de las personas fusiladas.
La novedad de este año ha sido la colocación, en el suelo y junto a la tapia, de la reproducción a tamaño real de una fosa común.

Otra novedad: el contundente cartel que he colocado en el centro de este post:

El magistrado José Antonio Martín Pallín ha mostrado su perplejidad por la situación en que se encuentra Baltasar Garzón por investigar los crímenes de la dictadura, y ja sido contundente al recordar, una vez más, que se trata de crímenes contra la humanidad que no prescriben. También han tomado la palabra Emilio Silva, presidente de la ARMH, el poeta Juan Carlos Mestre y los historiadores Mirta Núñez y Santiago de Córdoba, quien ha dicho que nuestra historia no tiene lagunas, sino “agujeros negros”, y ha recordado que en Madrid, con quince universidades públicas y privadas, apenas hay iniciativas orientadas a la recuperación de la memoria, “o por pereza o por miedo intelectual”.

Como cada año, mucha gente joven ha asistido al acto, incluidos nuevos cantautores como Rodrigo García o Lucía Sócam. Trece, Al maestro y Todos los nombres -las canciones que ha ofrecido esta intérprete andaluza- han sido muy aplaudidas.

MAÑANA PRESENTARÉ EL ACTO DE HOMENAJE A LOS FUSILADOS EN LA TAPIA DEL CEMENTERIO DEL ESTE

Mañana a las 12 tendrá lugar un nuevo homenaje a las víctimas de la represión franquista en Madrid. Será junto a la tapia del Cementerio del Este. un año más presentaré el acto, en esta ocasión junto a Mariano Crespo.
Además de los familiares de las víctimas, participarán José Antonio Martín Pallín, Luis Enrique Otero, Mirta Núñez Díaz-Balart, Santiago de Córdoba y Emilio Silva, entre otros.
Desde primera hora tendrá lugar la tradicional ofrenda de claveles junto a las fotografías rescatadas y los listados de las más de 3.000 personas de las que existe constancia hasta la fecha que fueron fusiladas durante la represión franquista en Madrid.

UNA CALLE PARA GERDA TARO EN MADRID (2)

Este jueves, 11 de noviembre, el Ayuntamiento de Villanueva de la Cañada debate una moción presentada por PSOE e IU en la que se propone que una calle de este municipio de la Comunidad de Madrid lleve el nombre de Gerda Taro, la reportera de guerra alemana que murió en 1937, durante la batalla de Brunete.

La propuesta de los grupos políticos es fruto de la iniciativa puesta en marcha por la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales, consistente una campaña de recogida de firmas que se ha llevado a cabo en los últimos meses. En 2007 se cumplió el setenta aniversario de su muerte -ése fue el motivo de la publicación del libro “Gerda Taro, fotógrafa de guerra. El periodismo como testigo de la historia” (Editorial Debate, 2007)-, y en 2010 se ha cumplido el centenario de su nacimiento.

En España cumplió su sueño: ser reportera de guerra. La “pequeña rubia” contó al mundo la guerra civil con su cámara fotográfica. Fue una defensora de la democracia y la libertad, y además una apasionada de Madrid y de España.

Creo que la iniciativa de poner su nombre a una calle está muy bien, pero, para que prospere, necesita el apoyo del Partido Popular, que gobierna con mayoría absoluta en Villanueva de la Cañada.

UNA CALLE PARA GERDA TARO

La Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales ha puesto en marcha una campaña para lograr que se dedique en algún municipio madrileño una calle a la fotógrafa Gerda Taro. Este año se ha cumplido el centenario de su nacimiento, y en 2007 el setenta aniversario de su muerte en la batalla de Brunete.

Durante la exposición que el Círculo de Bellas Artes de Madrid dedicó a Taro y Capa, la AABI logró reunir más de 2.000 firmas, que a fecha de hoy serán probablemente muchas más. La “pequeña rubia” contó al mundo la guerra civil con su cámara fotográfica. En España cumplió su sueño: ser reportera de guerra. Además, fue una defensora de la democracia y la libertad, y una apasionada de Madrid.

Creo que es una iniciativa interesante que homenajea a una fotoreportera muerta en el frente. Una iniciativa que debería ser escuchada y apoyada de manera unánime por los partidos políticos del Ayuntamiento donde se presente.

GERDA TARO, EN "EL PAÍS"

El suplemento dominical de EL PAÍS publica hoy un reportaje sobre la conocida como “maleta mejicana”, las cajas con negativos inéditos de Robert Capa, David Seymour y Gerda Taro. Básicamente, es un texto sobre la historia del hallazgo de esos negativos, acompañado de varios artículos de opinión y algunos positivos, que no profundizan excesivamente ni en las biografías de los fotógrafos ni en las circunstancias en que tomaron las fotos. Por una vez, Taro ha ganado la partida a Capa. Una foto suya tomada en el frente de Segovia ha sido elegida como portada del suplmento. En páginas interiores, aparecen varias fotos más de Taro en esa misma escaramuza, que tuvo lugar en los pinares de Valsaín y La Granja en la primavera de 1937.

Me llama la atención que se hable en los pies de foto de “trepidantes secuencias” y de que Taro desarrolla su trabajo en busca de una narración visual reportajeada de los hechos y una “espectacular puesta en escena”. No me parece que su mirada estuviese enfocada en ese momento a la espectacularización de la realidad. En meses anteriores ha sido testigo de las consecuencias de los bombardeos sobre Valencia, ha fotografiado víctimas en depósitos de cadáveres, y también ha fotografiado soldados muertos en el frente de Segovia. Además, ya ha publicado otras fotos en la prensa francesa. Su espíritu es otro. Su idealismo de los primeros meses ha dado paso a una visión más realista del conflicto. Las fotos de milicianos sonrientes destilaban optimismo y entusiasmo revolucionarios. Ahora hay militares, brigadistas y milicianos que luchan y se dejan la vida en el campo de batalla. Hay destrucción, angustia, hombres extenuados, heridos, muertos. Aún así, quiere ser testigo de los hechos, y quiere contarlo al mundo. Y sube al frente, y Alberti escribe sobre ella, sobre su valentía y su alegría.

En “Gerda Taro, fotógrafa de guerra” (Editorial Debate 2007) puedes encontrar todas las claves sobre la vida y el trabajo de Taro y sobre su mirada -de mujer y de reportera comprometida con la causa republicana- hacia la guerra civil española.

GERDA TARO: CENTENARIO DE SU NACIMIENTO

El 1 de agosto de 1910, nació Gerta Pohorylle, conocida muchos años después como Gerda Taro. Hoy se cumple, por tanto, el centenario de su nacimiento. Si viviera, hoy celebraría su cumpleaños. Por desgracia, no pudo celebrar ni siquiera sus veintisiete años, porque murió en la guerra civil española el 26 de julio de 1937.
Un día como hoy de ese año 1937, era enterrada con todos los honores en el cementerio de Père-Lachaise, en París. En el cortejo fúnebre, Robert Capa, destrozado, no cesaba de preguntarse por qué la había dejado sola en la contienda española.
Hoy es un día para conocer un poco mejor su vida -interesante y poco conocida- antes de venir a España, y también sus fotos de la guerra. Te recomiendo la lectura de “Gerda Taro, fotógrafa de guerra” (Editorial Debate 2007). Un buen libro para este verano, si te interesa la fotografia, la Europa de entreguerras, la guerra civil desde la perspectiva femenina, el reporterismo en zonas de conflicto…

GERDA TARO, EN LA EXPOSICIÓN "THIS IS WAR"

He visitado la exposición “Es la guerra” (“This is war”) abierta en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Aunque deja mucho que desear en cuanto a organización del material y lógica en el orden de la visita (quizá es un espacio pequeño para tantas fotos, revistas, manuscritos originales, etc..), me ha parecido muy interesante y muy recomendable para conocer algo mejor las claves del trabajo fotográfico de Robert Capa y Gerda Taro.

La sección dedicada a Gerda está bastante completa, aunque se explica muy poco sobre su vida anterior a su llegada a España. Se exhiben nuevas fotos de su paso por nuestro país, muy interesantes para lograr una visión más completa y global de su trabajo como reportera de guerra. En cuanto a la sección de Capa, me gustaron mucho las fotos de la batalla del Segre y de su paso por China. Y por supuesto, la secuencia completa del “Miliciano abatido” aunque se explica bastante poco al visitante sobre las circunstancias en que se tomó la foto.

Tanto en el vestíbulo principal del Círculo de Bellas Artes como en la librería se ofrecía a los visitantes ejemplares de algunos libros sobre la pareja, entre ellos “Gerda Taro, fotógrafa de guerra” (Editorial Debate, 2007), cuya lectura te recomiendo vivamente, ahora que se va a conmemorar -el 1 de agosto- el centenario de su nacimiento. Es el único libro en castellano en el que vas a encontrar una biografía completa sobre la “Pequeña Rubia”.

EXPOSICIÓN SOBRE CAPA Y TARO EN EL CÍRCULO DE BELLAS ARTES

Si estás en Madrid -o vas a venir en los próximos días- para ver “Esto es la guerra: Robert Capa/Gerda Taro”, te recomiendo la lectura de mi libro “Gerda Taro, fotógrafa de guerra”, en el que encontrarás las claves de la relación que mantuvieron Robert Capa y Gerda Taro, y también las claves de su trabajo fotográfico. La exposición se montó por primera vez en Nueva York en 2007, y pasó por Londres -ahí la vi yo el año pasado- y Barcelona. Ayer se inauguró en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

La verdad es que estos días he recordado a la “pequeña rubia”, como se la conoció durante su paso por España entre agosto de 1936 y su muerte, el 26 de julio de 1937. En días como hoy, y tras vivir el Congreso Internacional de Escritores Antifascistas en Valencia, salia camino del frente de combate -en las inmediaciones de Madrid- con la esperanza de lograr su “foto definitiva”, la foto que la catapultara a la cima del éxito. Hizo muchas fotos del frente de Brunete, cuando, en una ofensiva postrera, el Ejército republicano recuperó posiciones. Pero era un espejismo. La superioridad militar del ejército franquista era grande. La propaganda ocultaba esta realidad para no desanimar ni a los combatientes que defendian Madrid ni a los periodistas internacionales. Gerda regresó al frente el 25 de julio -cuando ya la batalla estaba perdida- y en un movimiento de retirada un tanque la atropelló mortalmente.

Hasta ese instante, había hecho muchas fotos. Logró tener una mirada propia, independiente de Capa. De muchas de esas fotos hablo en mi libro. Muchas de esas fotos regresan ahora al lugar donde se tomaron. A Madrid. La ciudad con la que tanto se identificó Gerda.

EL VALLE DE LOS CAÍDOS, BALTASAR GARZÓN Y MANUEL VICENT

La columna de Manuel Vicent en la contraportada de EL PAÍS se titula “La tumba” y versa sobre el Valle de los Caídos, cuya simbología vincula a todo lo que está ocurriendo con el juez Baltasar Garzón. Dice, entre otras cosas:

…el juez Garzón pidió el certificado de defunción de Francisco Franco y esta diligencia, que sólo era un requisito formal, causó asombro en la mayoría de españoles. Los más ingenuos pensaron que ese papel era innecesario porque se sabe a ciencia cierta que los huesos del dictador permanecen bajo una losa de mil kilos en la basílica del Valle de los Caídos construido por presos políticos, y en la vertical de sus despojos se levanta una poderosa cruz de granito. En cambio, otros más suspicaces dudan que Franco haya muerto, porque precisamente esa enorme cruz proyecta todavía desde las breñas de Cuelgamuros la sombra del dictador sobre todas las instituciones de la democracia.

Puedes leerla completa en este enlace.

HOMENAJE A LOS FUSILADOS EN LA TAPIA DEL CEMENTERIO DEL ESTE

MAÑANA, HOMENAJE

"LA GUERRA DIBUJADA"

Anoche, los programas más vistos en la televisión española fueron “Comando Actualidad” y “Más que baile” (6 millones de espectadores entre los dos, según SOFRES), pero yo me quedo con el documental “La guerra dibujada”, emitido dentro de “Historias del milenio” de La2 (1.4% de share y 262.000 espectadores).

Un magnífico trabajo de Xavier Cortés y Amanda Gascó sobre los dibujos realizados por niños de familias republicanas que fueron evacuados de zonas bombardeadas y que se refugiaron en colonias del Mediterráneo y del sur de Francia. En esos dibujos, los niños contaban a su manera todo lo que veían, sentían o temían durante la guerra. Su mirada ilustra a la perfección las consecuencias del levantamiento militar convertido en conflicto bélico para la población española. Los dibujos son un alegato contra todas las guerras.

El documental incluye valiosos testimonios de los autores de los dibujos (españoles y españolas que, en 1936, no pasaban de los doce años) y también de expertos internacionales, principalmente norteamericanos, que aportan interesantes enfoques sobre la importancia simbólica, documental e historiográfica de estos dibujos -conservados en diferentes archivos-. Valor incluso terapéutico. Por desgracia, el arte ha sido usado como terapia para niños traumatizados por conflictos armados en muchas ocasiones durante el siglo XX, pero la primera vez que se practica “de forma masiva y sistemática es en España”, señala en el documental Anthony Geist (Universidad de Washington).

El documental logra momentos muy bellos, como los reencuentros de los autores -ya septuagenarios y octogenarios- con sus propios dibujos, que en algún caso habían olvidado. Aunque nunca olvidaron el ruido de los motores de los aviones lanzando bombas, los edificios destruidos, los cadáveres alrededor, los incendios… Todo aquello que les impulsó a dibujar. El antes y el después de sus cortas vidas.

Este tipo de trabajos audiovisuales de calidad ponen en valor el testimonio oral, la experiencia individual como puerta abierta a la comprensión de la sociedad en su conjunto, y significan una valiosa aportación al ejercicio de conservación de la memoria histórica al que estamos obligados los ciudadanos españoles. A ver si hay suerte y el próximo pase de este documental sea en La1.

LA GRAN VÍA, EN MIS LIBROS

Se cumple el centenario de la Gran Vía, una calle a la que los madrileños de toda la vida estamos muy unidos.
Quizá por eso -porque parte de nuestra vida ha transcurrido en sus alrededores-, quizá porque sus edificios y sus aceras han sido testigos de muchos acontecimientos históricos -los grandes y los pequeños, los que arman las pequeñas historias cotidianas-, la Gran Vía ha aparecido con frecuencia en mis libros.

Gerda Taro la pisó con frecuencia, cuando se la conocía como la “Avenida del Quince y medio”, escenario habitual de bombardeos y de trasiego de corresponsales extranjeros. En “Gerda Taro, fotógrafa de guerra”, reconstruí los meses que pasó en la capital, con y sin Robert Capa, durante la guerra civil española:

“Gerda sale temprano, deja a su espalda el machacado edificio de la Biblioteca Nacional, pasa por Cibeles y sube a pie por las calles Alcalá y Gran Vía, o parte en coche en dirección al frente. Al anochecer, agotada después un día de trabajo luchando a su manera por la causa republicana, cercana en cuerpo y alma a los hombres que se asoman al precipicio de la muerte, se reúne a cenar con los huéspedes de la Alianza, y al terminar escucha las noticias de la guerra a través de la radio…”

Sus aceras fueron escenario de mil y un “contactos visuales” de homosexuales perseguidos por el franquismo, cuyas vidas y cuyas experiencias en la entonces “Avenida de José Antonio” rescaté en “El látigo y la pluma”:

“Una noche, estaba mirando un escaparate de una ferretería cercana a la Gran Vía junto a un amigo camarero. De pronto, nos vinieron policías por ambos lados y nos pidieron la documentación. Nos libramos porque mi amigo trabajaba en un bar muy conocido, y porque yo pude demostrar que trabajaba en Festivales de España”

Y en “Contraseñas íntimas”, Tobias Polo, personaje protagonista, suele pasear -o correr-, por sus aceras:

Cruzó la Gran Vía a la carrera, y cuando bajó por Mesonero Romanos comenzó a caer una fina lluvia que le recordó, simultáneamente, Los Arribes y Guipúzcoa. Aflojó el paso para sentir el agua sobre su rostro, y pensó en su hermano. Sabía por Asun que andaba preocupado desde antes del 23-F, pero prefería no telefonearle. Cualquier frase mal dicha o mal entendida podía desencadenar una discusión a la que no deseaba enfrentarse. Su cuñada le había aconsejado que pasase el fin de semana en Montemayor, y Tobías aceptó planificar una visita rápida, de apenas veinticuatro horas. Además, pretendía zanjar la equívoca situación con Sara. Quizá fuesen demasiados propósitos, pero pensó que llegaba el momento de comenzar a romper amarras, como cuando un barco se bambolea al ritmo de la marea estirando las sogas que le sujetan a puerto.

La ocasión lo merece, así que vaya desde aquí mi homenaje a la Gran Vía, que continuaré en próximos trabajos editoriales.

EL VALLE DE LOS CAÍDOS, HOY… Y EL MARTES PRÓXIMO

Dentro del programa de actividades sobre memoria histórica organizadas por AMESDE en el Centro Cultural Blanquerna de Madrid, este martes 16 de marzo hablaré con José María Calleja y Trinitario Rubio sobre el pasado, el presente y el futuro del Valle de los Caídos. Tario estuvo un tiempo en el Destacamento que construyó la carretera de acceso al monumento. Calleja ha escrito en 2009 un libro sobre el símbolo del régimen franquista. Tiene algunos argumentos coincidentes con el mío (“El Valle de los Caídos. Una memoria de España“), pero se parecen más bien poco.

Esta mañana he visitado Cuelgamuros una vez más. Hay carteles que indican que el monumento está cerrado. Una lona cubre la figura de la Piedad, de Juan de Ávalos, situada en el acceso de la cripta, cuya tienda de souvenirs está desmantelada. Los empleados de la entrada me han dicho que las obras están en “fase de estudio”. Los monjes benedictinos han oficiado la misa cantada de las 11. Es la unica oportunidad de ver la basílica por dentro, aunque no permiten que te acerques a la tumba de Franco, que está detrás del altar.

En la zona del monasterio y la hospedería, apenas cuatro personas.. y una roulotte de turistas franceses.
El sol radiante engañaba, porque el termómetro marcaba dos grados bajo cero. Silencio. Todo cerrado. Sólo nieve, pinos y viento muy frío. Viento de Guadarrama. La mañana era hermosa.

LA NOCHE DE LOS TIEMPOS

Me aproximo al final de la lectura de “La noche de los tiempos”, la última obra de Antonio Muñoz Molina, en la que aborda con indiscutible maestría literaria la situación política y social en Madrid antes del estallido de la rebelión militar que dio lugar a la guerra civil. La vida del arquitecto madrileño Ignacio Abel actúa como hilo conductor del relato, y esa peripecia personal se convierte, como apunta el crítico Santos Sanz Villanueva, en el “soporte literario de un impresionante fresco histórico coral muy amplio: abarca el testimonio regeneracionista de un país anquilosado, las pugnas ideológicas irreconciliables, los antagonismos de clase, el sectarismo, la ceguera cainita, los instintos primitivos…” Su estructura funciona con mágica precisión. La capacidad descriptiva del maestro Muñoz Molina alcanza cotas difíciles de igualar.

Todo en el texto me gusta, aunque me he fijado especialmente en la manera en que cuenta el ambiente en la sede de la Alianza de Intelectuales Antifascistas para la Defensa de la Cultura, “cuartel general” de los intelectuales que acogerá a Gerda Taro. Muchos de los datos que Muñoz Molina incluye para recrear la atmósfera del palacete cercano a Cibeles donde mandaban José Bergamín y Rafael Alberti aparecen en “Gerda Taro, fotógrafa de guerra”, la biografía de la compañera de Robert Capa que publiqué hace tres años.

Como dice Sanz Villanueva en “El Cultural” de ABC, me llama la atención “la riqueza de matices con que Muñoz Molina trama todo, la psicología, la ideología o el mismo ambiente. Equilibrio y ponderación, rigor intelectual y moral, compromiso ético propio de un humanismo progresista y coraje para ir al fondo de la vida convierten “La noche de los tiempos” en una magnífica novela, una grandiosa novela, referente inexcusable entre las que se asoman con lucidez libre de maniqueísmos a entender la existencia humana, no sólo española, en el inhóspito mundo contemporáneo.”

2010: CENTENARIO DE… GERDA TARO

Sí, 2010 es el “año Miguel Hernández” (gracias o a pesar de sus herederos, según se mire), pero también debería ser considerado como el “año Gerda Taro“.
Gerta Pohorylle nació el 1 de agosto de 1910, o sea, que este verano “habría cumplido cien años”. Es un decir, porque no llegó a cumplir ni veintisiete. No vio el final de la guerra civil española, en la que murió, ni la Segunda Guerra Mundial, ni ninguna otra guerra del siglo XX. No tuvo la suerte de coetáneas suyas, como Martha Gellhorn, o Lee Miller, o Margaret Bourke-White, fotógrafas-reporteras en zonas de conflicto… Taro fue una de las grandes olvidadas de la historia.

A partir del trabajo previo de Irme Schaber, rescaté su vida para los lectores españoles en el libro “Gerda Taro fotógrafa de guerra. El periodismo como testigo de la historia” (Ed. Debate). Además de su vida en la Alemania de entreguerras y su huida a Francia con el ascenso del nazismo, descubrirás su paso por España durante la contienda, para defender -con su cámara- los ideales de la Segunda República. Quizá no sea fácil encontrarlo en los anaqueles de las librerías -tres años después de su publicación, con motivo del setenta aniversario de su muerte-, pero, si lo pides, te lo traen, porque hay existencias en la editorial. A través de Internet sí es fácil.

Entre las muchas reseñas sobre el libro que puedes encontrar en la Red, destaco la de www.megustaleer.com: “…Fernando Olmeda propone un recorrido apasionante por la vida de Taro, al tiempo que nos invita a reflexionar, desde la perspectiva del siglo XXI, sobre el papel del periodismo en la sociedad contemporánea, los límites del riesgo, las perversiones de la profesión y la transmisión de la información. Si la incesante actividad de Taro abrió el camino a muchas mujeres, Olmeda explica cómo esta senda debería producir información de mejor calidad, rigor y profesionalidad. Apunte biográfico de Gerda Taro y meditada reflexión sobre la función del periodista en la sociedad de la comunicación, este libro descubre la fulgurante vida de una mujer comprometida, a la vez que proporciona datos que permiten valorar el tipo de información que nos espera.”

LA MEMORIA DE ARGELÈS-SUR-MER

El programa de TV3 “Sense ficció” -dirigido por Joan Salvat- ha emitido esta noche un interesante documental sobre el campo de Argelès-sur-Mer, donde fueron confinados miles de republicanos españoles al finalizar la guerra civil. Puedes verlo pinchando aquí.

BANDERAS PRECONSTITUCIONALES EN PARACUELLOS

Se habla mucho estos días de la misa celebrada hace unos días en el cementerio de Paracuellos del Jarama por Juan Antonio Reig Plá, Obispo de Alcalá de Henares. El oficio religioso fue presidido por una bandera preconstitucional.

También hubo bandera al aire libre. Vaya, no parece importarles contravenir lo establecido en la Ley de Memoria Histórica. Vaya, parece que, para algunos, una misa no es una misa si no hay una bandera preconstitucional junto al altar. Cómo está el patio. Fraternidad de Cristo Sacerdote y Santa María Reina escribe su relato de los hechos en este blog del que proceden las fotos que aparecen en este post.

En todo caso, si quieres saber algo más sobre Paracuellos del Jarama -y especialmente lo que ocurrió cuando Franco quiso trasladar los restos humanos allí enterrados al Valle de los Caídos -lugar indicado por el Caudillo para reunir a los caídos y mártires del bando vencedor- te recomiendo la lectura de mi libro “El valle de los Caídos. Una memoria de España”, en el que aporto decumentación inédita que acredita este hecho: que el dictador quería “engordar” Cuelgamuros echando mano de los muertos de Paracuellos, cuyos custodios le habían dado más de un disgusto…

"EL VALLE DE LOS CAÍDOS, UNA MEMORIA DE ESPAÑA" RESPONDE A LAS EXPECTATIVAS EDITORIALES

Quiero agradecer a los lectores la buena acogida que han dispensado a “El Valle de los Caídos. Una memoria de España”. Me dicen desde la Editorial Península que el libro -en el que reconstruyo la historia del emblemático monumento de la dictadura franquista- ha alcanzado unos razonables niveles de ventas desde su colocación en librerías y centros comerciales el pasado mes de marzo. Tal y como está el mercado y tal y como están las economías domésticas, me parece que es una estupenda noticia, que me llena de orgullo y de satisfacción.
Si te ha gustado, te pido que lo recomiendes… para seguir alegrando cada mañana a mi editor.

Aprovecho también para recomendarte que te acerques al resto de mis libros: si te trae la novela, lee “Contraseñas íntimas”, un relato que tiene como escenario la convulsa España de los años 80; si te interesa la fotografía y el reporterismo de guerra, en “Gerda Taro, fotógrafa de guerra” encontrarás el perfil biográfico de la compañera de Robert Capa y mucho más sobre periodismo en tiempo de guerra; y si te interesa la memoria histórica, “El látigo y la pluma. Homosexuales en la España de Franco”, un recorrido agridulce que te conducirá a la represión durante la dictadura, pero también a las fórmulas de supervivencia frente a esa persecución.

COLABORACIÓN EN "LA AVENTURA DE LA HISTORIA"

En estos días termino un texto sobre José Antonio Primo de Rivera por encargo de la revista “La aventura de la historia”. Contaré a los lectores uno de los momentos clave de la biografía del fundador de Falange Española, fusilado en la guerra civil: el traslado de sus restos mortales desde Alicante a San Lorenzo de El Escorial.

Durante diez dias consecutivos, fue llevado a hombros por falangistas de toda España. Recordaré en el reportaje cuáles fueron las etapas que cubrió el cortejo, la llegada y paso por Madrid y la ceremonia del sepelio en el Monasterio, al que asistió Franco.

Tras exhumación previa de sus restos, fue enterrado de nuevo en el Valle de los Caídos en 1959. El relato de ese traslado, veinte años después de muerto, figura en mi libro “El Valle de los Caídos. Una memoria de España”.

La dirección de la veterana revista de historia tiene previsto publicarlo a lo largo del próximo otoño.

COLABORACIÓN EN "LA AVENTURA DE LA HISTORIA"

En estos días escribo un texto sobre José Antonio Primo de Rivera por encargo de “La aventura de la historia”. Contaré a los lectores uno de los momentos clave de la biografía del fundador de Falange Española, muerto en la guerra civil, enterrado en 1939 en el Monasterio de El Escorial y de nuevo enterrado -tras exhumación previa de sus restos- en el Valle de los Caídos en 1959. El relato de ese traslado, veinte años después de muerto, figura en mi libro “El Valle de los Caídos. Una memoria de España”.

La dirección de la veterana revista de historia tiene previsto publicarlo en septiembre-octubre. Estaremos pendientes, pues.

LA MALETA DE ROBERT CAPA

Dediqué parte del año 2006 a escribir “Gerda Taro, fotógrafa de guerra”, la reconstrucción para los lectores españoles de la vida de la que fue pareja sentimental de Robert Capa, una mujer valiente e idealista que pasó como fotoperiodista por nuestro país durante la guerra civil, y aquí, en la batalla de Brunete, se dejó la vida.
Siempre me interesó el reporterismo de guerra, aunque nunca he trabajado en un frente de combate. Siempre me interesó el relato fotográfico de nuestra contienda, y mucho más desde que conocí a Gerda Taro.
Hace poco visité una exposición con fotos inéditas de Capa y Taro en el Barbican Center de Londres. En aquellas fehas ya se conocìa la noticia del hallazgo en Méjico de la famosa “maleta de Capa”, con negativos inéditos. El trabajo de positivado y catalogación ha terminado, y aquí puedes ver los resultados. Es la web que el INternational Center of Photography de Nueva York dedica a la “Mexican Suitcase”, con una magnífica galería de fotos inéditas de Gerda Taro.

"EL VALLE DE LOS CAÍDOS. UNA MEMORIA DE ESPAÑA", EN "EL SIGLO"

Como he comentado en post anteriores, la revista “El Siglo” publica esta semana un dossier especial sobre el Valle de los Caídos, con motivo del 50 aniversario de su inauguración. En el reportaje central aparecen declaraciones mías, y el dossier incluye también una entrevista sobre “El Valle de los Caídos. Una memoria de España” cuyo encabezamiento es el que aparece en la imagen. Te lo recomiendo.

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO, MAÑANA EN LA ALMUDENA

Mañana sábado a las 12 de la mañana se celebra el acto anual de homenaje organizado por familiares de las víctimas de la represión franquista en Madrid. Precisamente mañana se cumplen 70 años de la entrada del ejército franquista en la capital. La cita será la tapia del Cementerio de La Almudena (antes del Este), donde fueron fusilados más de 3.000 republicanos por defender el régimen democrático legalmente constituido.

Como en años anteriores, tendrá lugar una ofrenda de claveles que serán colocados junto a las fotografías, listados y cartas que el colectivo “Memoria y Libertad” ha ido recopilando para este fin.

Mariano Crespo, periodista y escritor, presentará el acto, que contará con la participación de Mirta Núñez Díaz-Balart. Salvador Arias, fundador de la Escuela de Teatro Rafael Alberti, leerá un texto enviado por Marcos Ana.

La novedad de este año es la lectura, por Pilar Bardem, de un texto que reúne las cartas escritas por familiares de presos como “respuesta” a las que éstos les hicieron llegar antes de ser ejecutados, hace setenta años.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.