ARTE URBANO, O CÓMO EL HAMBRE AGUDIZA EL INGENIO


Con papel higiénico y aire del subsuelo se consiguen ingeniosas esculturas urbanas. Tomen nota los Ayuntamientos que sacan a concurso proyectos públicos que terminan costando un ojo de la cara. El autor es de Valladolid y vive en Madrid de la buena voluntad de la gente. Si te colocas en medio, el chorro de aire también eleva corbatas, gabardinas y faldas. Interacción artística, lo llama el autor.

Anuncios

Acerca de Fernando Olmeda
Journalist and writer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: