ATLÉTICO DE MADRID: JUSTICIA HISTÓRICA, ÉPICA COLCHONERA

Algunos grandes clubes de fútbol de Europa arrastran durante años, lustros o incluso décadas pequeñas o grandes deudas con la épica que lleva este deporte en su esencia más profunda. Y uno de esos equipos grandes -al que la historia le debía una- es el Atlético de Madrid. Casi medio siglo después de su título continental anterior, treinta y cinco años desde la consecución de la Copa Interncontinental, catorce años desde el doblete de Liga y Copa en España, despuès de pasar dos años en Segunda División… la entidad madrileña y su afición merecian ya una alegría inmensa, una satisfacción descomunal capaz de ahuyentar ese tópico de equipo “pupas” y de devolver al equipo rojiblanco a su sitio. Cierto es que, por fútbol, por estabilidad en la gestión y por otras muchas razones no lo merecieron durante mucho tiempo. Al Fulham, hoy, no le tocaba. Al Atlético, sí. Y ademñas, sin perder su esencia: sufriendo y marcando el gol de la victoria en los últimos instantes de la prórroga. Épica colchonera. El equipo de Quique Flores lo ha merecido en el campo, y además, la diosa del fútbol había tocado anoche con su varita en la rubia melena de un uruguayo cuyo nombre nunca olvidarán los aficionados que hoy estuvieron en Hamburgo, sus hijos, los hijos de sus hijos…

Anuncios

Acerca de Fernando Olmeda
Journalist and writer

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: