SÁNCHEZ ALBORNOZ MENCIONA "EL VALLE DE LOS CAÍDOS. UNA MEMORIA DE ESPAÑA" EN "EL PAÍS"

Juan Cruz entrevista a Nicolás Sánchez Albornoz en EL PAÍS, con motivo de la aparición de su libro “Cárceles y exilios”. Puedes leerla pinchando aquí.

En el transcurso de la conversación, el historiador menciona mi libro “El Valle de los Caídos. Una memoria de España”, en relación con las fugas de presos que se produjeron en los destacamentos de trabajadores penados en los años previos y posteriores al tiempo en que Sánchez Albornoz estuvo en Cuelgamuros.
Como comenté hace unos días en este post, mi investigación sobre este asunto (datos y naturaleza de las fugas intentos de fuga)le fue de gran utilidad a la hora de contextualizar su huida junto a Manuel Lamana en 1948.

MENCIONES EN "CÁRCELES Y EXILIOS" DE NICOLÁS SÁNCHEZ ALBORNOZ

“Tu libro sobre el Valle de los Caídos me abrió los ojos sobre ciertas cuestiones que yo desconocía”. Así de rotundo se expresó el otro día Nicolás Sánchez Albornoz al encontrarnos en el I Congreso Internacional de Víctimas del Franquismo.

Cogió un ejemplar de “Cárceles y exilios”, su libro recién publicado por Anagrama, y me mostró el índice onomástico, en el que aparece mi nombre, o lo que es lo mismo, el resumen de citas relativas “El Valle de los Caídos. Una memoria de España”, el libro que publiqué en 2009 en Ediciones Península al cumplirse el 50 aniversario de la inauguración del monumento emblemático de la dictadura franquista.
En aquel libro conté, a partir de su testimonio y de la información contenida en documentos originales, la fuga que llevó a cabo junto a su compañero Manuel Lamana en 1948 (inspiró la película “Los años bárbaros” de Fernando Colomo), pero también otras muchas fugas de aquellos años, la mayoría frustradas a las pocas horas.

Ya en otras ocasiones el prestigioso historiador me ha felicitado por el trabajo sobre el Valle de los Caídos, así que encontrar en su libro citas del mío “me llena de orgullo y satisfacción”, que diría quien ya sabes.

"EL VALLE DE LOS CAÍDOS. UNA MEMORIA DE ESPAÑA", EN LA PRENSA DOMINICAL

Termina una semana en la que se ha hablado mucho del presente y el futuro del Valle de los Caídos, a raíz de la difusión del contenido del informe de la comisión de expertos que, entre otras cosas, recomienda el traslado de los restos de Francisco Franco a otra ubicación. Se ha hablado mucho, y casi siempre sin conocimiento suficiente sobre la historia del monumento. Los tertulianos habituales de radio y TV suelen improvisar (unos mejor que otros) y aportan datos a botepronto, no siempre exactos, aunque es lógico porque no son especialistas. Yo mismo, en un debate en 13TV en el programa “TDT” de Nieves Herrero, tuve que escuchar algunas barbaridades motivadas por el desconocimiento y por la vehemencia con la que se habla del monumento emblemático de la dictadura.
Por eso, he recomendado vivamente estos días la consulta y lectura de “El Valle de los Caídos. Una memoria de España”. Mi libro encierra muchas claves, muchos detalles, muchos hechos históricos incontrovertibles, que desde mi punto de vista pueden ayudar a conocer mejor -y formarse una opinión más allá de los impulsos del corazón-.

Vaya, hay quienes han atendido el consejo: en este artículo de opinión que el diario Público ofrece a sus lectores, Félix Población menciona hoy el libro, en el que documento la visita de Joseph Ratzinger al recinto.
Y en La Razón, J. Aguado evoca en este reportaje la novelesca fuga de Nicolás Sánchez-Albornoz y menciona un dato sobre fugas del recinto, que figura en el libro.

Gracias a ambos… y que cunda el ejemplo.

"EL VALLE DE LOS CAÍDOS. UNA MEMORIA DE ESPAÑA", EN EL DEBATE SOBRE EL FUTURO DEL MONUMENTO

El Debate Internacional en El País hoy gira en torno a la pregunta: ¿Qué deben hacer los países democráticos con los cadáveres de los dictadores? (El debate completo, aquí). Carlos Carnero, Embajador en Misión Especial para Proyectos en el Marco de la Integración Europea, ha aportado este texto, que agradezco cordialmente:

“Como ser humano, independientemente de lo hecho en vida, un dictador merece descansar en paz en un lugar digno. Pero es un despropósito que una democracia permita la persistencia de símbolos que honren a regímenes totalitarios o a quienes los dirigieron. España ha hecho un esfuerzo sensato de eliminación de los símbolos del franquismo, plasmado en la Ley de Memoria Histórica. En nuestras ciudades no debería haber ninguna calle o monumento que recuerde a quienes provocaron la Guerra Civil levantándose contra la Constitución y traicionando su juramento de lealtad a la misma. Ahora, pasear por Madrid sirve para comprobar que hay quien no comparte esa opinión en el gobierno municipal. La permanencia del cadáver de Franco en el Valle de los Caídos no tiene sentido: ¿imagina alguien a Hitler enterrado en Alemania en un monumento erigido por él mismo para loar a su propio régimen? La historia de un país debe narrarse como fue: llamando a cada cosa por su nombre. Recomiendo leer el libro de Fernando Olmeda “El Valle de los Caídos” para entender la propuesta de la Comisión de Expertos hecha pública ayer.”

Tomen nota de esta referencia quienes especulan estos días sobre el informe de la comisión de expertos y sobre lo que se puede y no se puede, lo que se debe y no se debe hacer en el Valle de los Caídos. Lamentablemente, muchas personas -incluidos ciudadanos vinculados al movimiento de la “memoria histórica”- hablan sin tener un conocimiento preciso de la realidad del monumento emblemático de la dictadura. Así que… mejor consultar el libro, editado por Península.

ENTREVISTA EN LA REVISTA DE FSC-CCOO

Te dejo el enlace de la entrevista que Pepe Gálvez firma en la revista de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras. En unos días estará en papel, pero ya puedes leerla en Internet pinchando aquí.

Respondo a preguntas relacionadas, principalmente, con el periodismo, la televisión y la memoria histórica, y me refiero a los libros “El látigo y la pluma”, “Gerda Taro. Fotógrafa de guerra”, “El Valle de los Caídos. Una memoria de España” y, como no, sobre “Gyenes. El fotógrafo del optimismo”, mi último trabajo.

El titular que han elegido es: “Tenemos la obligación cívica y moral de contar lo que no se contó de la dictadura”. Creo que la entrevista ha quedado bastante bien.

"EL VALLE DE LOS CAÍDOS. UNA MEMORIA DE ESPAÑA", EN EL SENADO (Y 2)

Como he comentado en el post anterior, hoy he sido citado en el pleno del Senado que ha debatido sobre el presente y el futuro del Valle de los Caídos. El Grupo Parlamentario Entesa Catalana de Progrés ha presentado una moción por la que se instaba al Gobierno a derogar el Decreto-ley de 23 de agosto de 1957 (por el que se estableció la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos) y a adoptar una nueva disposición conforme a la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, es decir, la Ley de Memoria Histórica. Al final, se ha aprobado una enmienda del Grupo Socialista (el PP ha votado en contra) a esa moción.

En su defensa, el senador Joan Josep Nuet Pujals ha leído un párrafo de mi libro “El Valle de los Caídos. Una memoria de España”: “Todo sigue igual en el conjunto monumental. No ha habido cambio alguno en su régimen de funcionamiento, ni siquiera ha sido retirado el enorme escudo franquista labrado en la exedra, el primer elemento que atrae la atención del visitante cuando sube por las escalinatas hasta la explanada…”. Ha afirmado que el libro “describe muy bien lo que está pasando”.

El senador Pedro Torres Torres, del Grupo Mixto, ha mencionado unas declaraciones mías a la Agencia EFE en abril de 2009, cuando se cumplió el cincuenta aniversario de la inauguración del monumento. El parlamentario ha recordado lo que dije entonces: que “la enorme carga simbólica del monumento siempre ha provocado que los españoles nos acerquemos con el corazón más que con la cabeza al monumento, entre otras cosas, porque durante cuarenta años hemos estado recibiendo información de dicho monumento a través del NO-DO y desde la perspectiva del régimen franquista”, y que “tanto el monumento como la sociedad española merecen soluciones de futuro, como la instalación de un museo que cuente su historia”.

Dejando aparte sus argumentos políticos e ideológicos, en los que no entro, valoro negativamente la intervención del senador del PP Juan Van-Halen. En su intervención, y para contrarrestar los argumentos del resto de grupos parlamentarios, ha dicho: “…los españoles tenemos cada uno una religión propia y cada uno una historia propia, pero yo no cito a un periodista, yo cito a Paul Preston, historiador inglés, y cito a Daniel Sueiro, que tiene un libro que les recomiendo -no es sospechoso de ser de derechas, titulado La verdadera historia del Valle de los Caídos”. Lamento que el señor Van-Halen no haya tenido el más mínimo interés en revisar mi libro, un trabajo que, por cierto, nunca ha recibido una crítica ni desde los medios de derechas ni por parte de las asociaciones vinculadas al Valle de los Caídos ni por la comunidad benedictina. Vaya, será porque consideran que se trata de un libro serio y documentado.

Ha dicho el senador popular que “cita” a Paul Preston. Citar, ha citado su nombre, dede luego, porque, que yo sepa, Preston prácticamente no se ha ocupado del Valle en sus trabajos. Ha citado también a Daniel Sueiro, cuyo libro usé como fuente. Lo que pasa es que el libro fue publicado… ¡en 1976!, es decir, hace ¡treinta y cuatro años!. Que siga siendo dogma de fe un libro de indudable valor testimonial pero que se ha quedado viejo y ha sido superado por la aparición de nuevos datos y documentos sobre el Valle demuestra la cerrazón mental de Van-Halen y compañía, y las pocas ganas de actualizar conocimientos. Ha usado tres o cuatro datos de difícil defensa, como que “no hubo nada más que diez muertos en los dieciocho años que duraron las obras.” ¿Sería capaz de probarlo, señor Van-Halen?

Lo lamento. La historia es la historia, como usted mismo ha dicho, estimado senador popular. De verdad, le invito a que lea mi libro, como han hecho algunos de sus colegas, a quienes agradezco las menciones de hoy.

"EL VALLE DE LOS CAÍDOS. UNA MEMORIA DE ESPAÑA", EN EL SENADO (1)

El senador de la Entesa Catalana de Progrés, Joan Josep Nuet, ha citado esta mañana el libro “El Valle de los Caídos. Una memoria de España”, e incluso lo ha mostrado durante su intervención en la tribuna del hemiciclo del Senado.

Ha sido durante el debate de una moción de este grupo parlamentario en la que se pedía la derogación del decreto en vigor que gestiona el Valle de los Caídos. Agradezco al senador Nuet el uso que ha dado al libro, cuya razón de ser es precisamente ésa: que sirva como base documental fiable y rigurosa para hablar con mayor conocimiento de causa del monumento emblemático de la dictadura. Y sobre todo, proponer soluciones razonables y viables. Lamento que el senador del PP Juan Van Halen no haya tenido el más mínimo interés en considerar su contenido, como ha evidenciado en su intervención ante el pleno.

Finalmente ha sido aprobada (por 131 votos a favor y 115 en contra) una enmienda transaccional presentada por el Grupo Socialista, con este texto:

“El Senado insta al Gobierno a adoptar las disposiciones que sean necesarias para adecuar el Valle de los Caídos a lo dispuesto en la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, incluyendo entre sus objetivos el de honrar y rehabilitar la memoria de todas las personas fallecidas a consecuencia de la Guerra Civil y la represión política, así como el fomento de las aspiraciones de reconciliación y convivencia de nuestra sociedad.”

No creo que se avance demasiado con ello, pero al menos se habla del Valle de los Caídos en el Parlamento. Y buena falta hace.