ESPAÑA ES UN GRAN ARCO IRIS. EL MATRIMONIO ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO ES CONSTITUCIONAL

Anuncios

LO QUE NOS VA A QUEDAR DEL ESTADO DE BIENESTAR

"EL VALLE DE LOS CAÍDOS. UNA MEMORIA DE ESPAÑA", EN EL SENADO (Y 2)

Como he comentado en el post anterior, hoy he sido citado en el pleno del Senado que ha debatido sobre el presente y el futuro del Valle de los Caídos. El Grupo Parlamentario Entesa Catalana de Progrés ha presentado una moción por la que se instaba al Gobierno a derogar el Decreto-ley de 23 de agosto de 1957 (por el que se estableció la Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos) y a adoptar una nueva disposición conforme a la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, es decir, la Ley de Memoria Histórica. Al final, se ha aprobado una enmienda del Grupo Socialista (el PP ha votado en contra) a esa moción.

En su defensa, el senador Joan Josep Nuet Pujals ha leído un párrafo de mi libro “El Valle de los Caídos. Una memoria de España”: “Todo sigue igual en el conjunto monumental. No ha habido cambio alguno en su régimen de funcionamiento, ni siquiera ha sido retirado el enorme escudo franquista labrado en la exedra, el primer elemento que atrae la atención del visitante cuando sube por las escalinatas hasta la explanada…”. Ha afirmado que el libro “describe muy bien lo que está pasando”.

El senador Pedro Torres Torres, del Grupo Mixto, ha mencionado unas declaraciones mías a la Agencia EFE en abril de 2009, cuando se cumplió el cincuenta aniversario de la inauguración del monumento. El parlamentario ha recordado lo que dije entonces: que “la enorme carga simbólica del monumento siempre ha provocado que los españoles nos acerquemos con el corazón más que con la cabeza al monumento, entre otras cosas, porque durante cuarenta años hemos estado recibiendo información de dicho monumento a través del NO-DO y desde la perspectiva del régimen franquista”, y que “tanto el monumento como la sociedad española merecen soluciones de futuro, como la instalación de un museo que cuente su historia”.

Dejando aparte sus argumentos políticos e ideológicos, en los que no entro, valoro negativamente la intervención del senador del PP Juan Van-Halen. En su intervención, y para contrarrestar los argumentos del resto de grupos parlamentarios, ha dicho: “…los españoles tenemos cada uno una religión propia y cada uno una historia propia, pero yo no cito a un periodista, yo cito a Paul Preston, historiador inglés, y cito a Daniel Sueiro, que tiene un libro que les recomiendo -no es sospechoso de ser de derechas, titulado La verdadera historia del Valle de los Caídos”. Lamento que el señor Van-Halen no haya tenido el más mínimo interés en revisar mi libro, un trabajo que, por cierto, nunca ha recibido una crítica ni desde los medios de derechas ni por parte de las asociaciones vinculadas al Valle de los Caídos ni por la comunidad benedictina. Vaya, será porque consideran que se trata de un libro serio y documentado.

Ha dicho el senador popular que “cita” a Paul Preston. Citar, ha citado su nombre, dede luego, porque, que yo sepa, Preston prácticamente no se ha ocupado del Valle en sus trabajos. Ha citado también a Daniel Sueiro, cuyo libro usé como fuente. Lo que pasa es que el libro fue publicado… ¡en 1976!, es decir, hace ¡treinta y cuatro años!. Que siga siendo dogma de fe un libro de indudable valor testimonial pero que se ha quedado viejo y ha sido superado por la aparición de nuevos datos y documentos sobre el Valle demuestra la cerrazón mental de Van-Halen y compañía, y las pocas ganas de actualizar conocimientos. Ha usado tres o cuatro datos de difícil defensa, como que “no hubo nada más que diez muertos en los dieciocho años que duraron las obras.” ¿Sería capaz de probarlo, señor Van-Halen?

Lo lamento. La historia es la historia, como usted mismo ha dicho, estimado senador popular. De verdad, le invito a que lea mi libro, como han hecho algunos de sus colegas, a quienes agradezco las menciones de hoy.

¿NACHO URIARTE… DETENIDO?: EL TELÉFONO ECHA HUMO

Menudo lío ha debido tener el editor del Telediario de TVE (firma Esteve Crespo) durante la emisión de este mediodía. Minutos después de incluir una información sobre Ignacio Uriarte, el presentador, David Cantero, ha tenido que disculparse en antena por decir -erróneamente- que el diputado del PP había sido detenido -en lugar de imputado– en relación con un presunto delito contra la seguridad en el tráfico, tras dar positivo en un control de alcoholemia en Madrid.
Imagino que se habrá producido una llamada -o varias- de altísimo, alto o medio nivel a directivos o responsables de noticias de TVE, para expresar el consiguiente cabreo del afectado (o de sus compañeros de partido) y la petición de rectificación inmediata. Con toda la razón.

URIARTE, RAJOY Y LOS "SERES HUMANOS"

Anoche, en el programa “Madrid opina” de Telemadrid, el periodista Carmelo Encinas requirió de Mariano Rajoy -invitado especial de Ernesto Sáenz de Buruaga– su opinión sobre la “peineta” exhibida por José María Aznar frente a quienes le increpaban en la Universidad de Oviedo. “Yo sólo recuerdo a Aznar por su magnífica politica económica” contestó el líder popular. Encinas le repreguntó, y Rajoy, usando una segunda larga cambiada que ni José Tomás, dijo: “Todos somos humanos ¿no?”.

Me pregunto si Rajoy justificará de la misma manera el comportamiento de Ignacio Uriarte, diputado en el Congreso y miembro de la Comisión de Seguridad Vial, que dio positivo -algo más del doble de la tasa legal permitida- en una prueba de alcoholemia que le fue efectuada tras sufrir un accidente de tráfico en Madrid. Vamos, que iba ebrio. El político popular está imputado en un presunto delito contra la seguridad del tráfico, según informa la Cadena SER en esta noticia que publica en su página web. “Todos somos humanos, ¿no?”

QUITAR LA PALABRA A LOS CANDIDATOS NO ES MODERAR UN DEBATE ELECTORAL

Ana Blanco es una magnifíca presentadora de noticias, acreditada profesional que ha sabido mantenerse en la conducción del informativo de las 15.00 de TVE desde hace muchos, muchos años. Su credibilidad y su dominio de la cámara son sus credenciales. Su experiencia en eventos informativos, una garantía. El liderazgo de audiencia y los numerosos premios recibidos, sus resultados.

Hoy ha moderado el debate entre Juan Fernando López Aguilar y Jaime Mayor Oreja, candidatos de PSOE y PP en las elecciones europeas del 7-J. No la he visto tan cómoda como demuestra estar en sus comparecencias diarias. Demasiado rígida, demasiado estricta en el control de los tiempos. Ha cortado prácticamente todas las intervenciones de los contendientes, impidiendo que finalizaran las frases, las reflexiones, los ataques al adversario. Ha actuado sin contemplaciones, hast ael punto de que en varias ocasiones ha dicho algo así como “lamento ser tan estricta pero son los tiempos que han pactado ustedes”.

Me parece que moderar no es interrumpir, y que, como todo en la vida, en la flexibilidad está la virtud. Olga Viza dio una clase magistral de televisión, cuando moderó uno de los debates electorales de 2008. Si los parlamentos de López y Mayor ya eran agrios de por sí, Ana ha añadido desasosiego a la puesta en escena general del cara a cara con sus continuas interrupciones. En una ocasión, ha olvidado que faltaba una intervención de cierre de bloque y ha estado a punto de hurtar a López Aguilar (creo) su turno de palabra pendiente.

Me parece que los políticos no han debido salir demasiado contentos. Cierto es que probablemente no se hayan ajustado a los tiempos (tipo “59 Segundos”), pero el debate sirve para que los ciudadanos podamos sacar algo en claro, pero sólo si… ¡escuchamos a los candidatos!

TELEMADRID CUMPLE VEINTE AÑOS: AGRIDULCE CUMPLEAÑOS

Telemadrid cumple hoy veinte años. Cumpleaños… con una nueva huelga que volverá a dejar “en negro” la pantalla, como hace unos días.
Isabel Prinz fue la primera profesional que se asomó a la pantalla y saludó a los madrileños desde su canal autonómico un día como hoy de 1989. Una corrida de toros desde Las Ventas, el reportaje “Tal como somos” y “Ben Hur” completaron aquel día. Luego vinieron las mociones de censura contra Juan Barranco y Joaquín Leguina (que me tocó retransmitir en directo), un apasionante verano de preparación de los informativos (con Paco Montesdeoca como maestro) y finalmente, el primer informativo, con Hilario Pino, Javier Reyero, Beatrice Sartori y yo en pantalla. Sólo un informativo, a las 21.00. Pedro Erquicia dirigía la cadena y Fermin Bocos los servicios informativos. Emitíamos desde las instalaciones de la Agencia Efe en la calle de Espronceda. Allí estuvimos ocho años. Y después, la caída del muro de Berlín: Ricardo Medina, Susana Pfingsten, Vicente Vallés… Y después, la primera invasión de Irak, y nos quitamos las chaquetas para informar de modo ininterrumpido del estallido bélico: Teresa Aranguren, Rafael Luque… Y luego, el caso Juan Guerra, y tantos y tantos retos profesionales que asumimos muy jóvenes y con una enorme ilusión. Muchos veníamos de la radio. Teníamos un estilo ágil y fresco, “a la americana”. Competíamos con TVE para captar a la audiencia madrileña. No habían llegado aún las televisiones privadas.

Ayer, EFE incluyó en su servicio una noticia sobre el anievrsario, que recoge estas opiniones de algunos de los que pusimos en marcha Telemadrid, una propuesta pluralista y democrática… hasta que dejó de serlo:
– Fermín Bocos: “Tomamos cuatro decisiones que resultaron acertadas: Intentar no ser un clown de TVE; primar el periodismo dando noticias propias, adelantar media hora el ‘Telenoticias’ de la noche y no renunciar a la información internacional” (…) “Ahora el exceso de competencia obliga a las televisiones a estar más pendientes de la cuota de pantalla que de otras cosas, por lo que las públicas deberían apostar por programas de calidad y que transmitan valores”.
– Ricardo Medina: “Había mucha ilusión. Queríamos hacer algo diferente a TVE, alejarnos de su modelo arcaico y acercarnos al más dinámico y joven de las televisiones estadounidenses” (…) “Telemadrid se ha ido desinflando con el nuevo siglo, perdiendo audiencia e ingresos, pero soy optimista sobre su futuro que, a mi juicio, debe pasar por su privatización”.
– Fernando Olmeda: “Teníamos una enorme ilusión por iniciar un proyecto nuevo y al mismo tiempo sentíamos mucha responsabilidad” (…) “Telemadrid sufre ahora el paso del tiempo y necesita un repaso de chapa y pintura”.
-Marita Martín: “Los inicios fueron fantásticos y brillantes. Había un gran espíritu de equipo y no nos importaba trabajar horas y horas”. (…) “Hicimos muchas cosas con muy pocos medios. Trabajábamos con mucha libertad. Gobernaba (Joaquín) Leguina sin mayorías absolutas en la Comunidad de Madrid y ningún político manejaba los hilos de aquella redacción”.
-Teresa Iborra: “Trabajábamos con mucha frescura. Si hacía falta, nos metíamos por una alcantarilla para informar sobre la rotura de una tubería”. (…) “Noto y agradezco el cariño de la gente. Nuestras ‘salidillas’ ‘Para Telemadrid, …’ han calado hondo en la memoria de los madrileños”.

Estuve vinculado a Telemadrid hasta 2001, en diferentes proyectos y responsabilidades: redactor jefe de información de Madrid y presentador de noticias, reportero del programa “Treinta minutos”, creador y director de “Sucedió en Madrid”, director y guionista de “De Cibeles a Neptuno”, director de “La prórroga”, y, finalmente, subdirector de los servicios informativos. En esos doce años, otros compañeros lograron grandes éxitos de audiencia (Madrid Directo, por ejemplo), que comparti con ellos como si fueran propios. Con Joaquín Leguina y Alberto Ruiz-Gallardón -1ª parte- gozamos de razonables márgenes de independencia profesional, pero la entrada a saco de la política y los políticos (ARG -2ª parte-, Esperanza Aguirre) y sus serviles directores generales (Francisco Giménez-Alemán, Manuel Soriano), dinamitaron el espíritu de la televisión, convertida en brazo armado de los intereses del PP y de Esperanza Aguirre, sobre todo desde el 11-M. Una lástima para los madrileños, que han dado la espalda a la mayor parte de su programación, y también para los trabajadores. Hoy, de nuevo la pantalla estará en negro. Sólo iluminada por la estrella multicolor (el logotipo o “mosca”, como se dice en argot televisivo) … que no es la misma que apareció en pantalla aquel 2 de mayo de 1989.