RECORDANDO A GERDA TARO

Que yo sepa, esta es la última foto de Gerda Taro con vida.
Fue tomada por Robert Capa el Primero de Mayo de 1937, durante unas cortas vacaciones en París, antes de regresar a Madrid, desde donde cubrían la guerra civil española.

En “Gerda Taro, fotógrafa de guerra. El periodismo como testigo de la historia” (Editorial Debate) escribí:

“Gerda compra un ramo de lirios. Su último ramo. Su última sonrisa. Capa expresa en esa foto todo el amor que siente por ella. También, seguramente, su admiración. Esa expresión de amor se convertirá en unos días en expresión de luto, como la última imagen a la que suelen aferrarse los familiares de una persona que muere. Clic. Cuando Capa aprieta el disparador de la Leica, no imagina que nunca más la verá comprando lirios.”

Efectivamente, la fotógrafa alemana fvuelve a España, pero Capa se queda en París. “La pequeña rubia” fallecerá pocas semanas después…

Anuncios

COUSO: CONTRA LA IMPUNIDAD Y EL OLVIDO

GERVASIO SÁNCHEZ PRESENTA EN MADRID EL TRABAJO DE TODA SU VIDA

He estado hoy en la inauguración de la exposición antológica que reúne el trabajo como fotoperiodista de mi admirado Gervasio Sánchez. Sus fotos se clavan en el corazón y en las conciencias y nos hacen reflexionar sobre las guerras y sobre quienes las promueven. En fin, podrían decirse muchas cosas de este maestro del reporterismo cuya voz (no solo sus fotos) es una denuncia permanente, una llamada de atención a los poderosos, a los Gobiernos, a quienes se lucran con las guerras sin importarles las consecuencias personales, su coste en vidas y en dramas individuales y colectivos. En fin, una exposición muy recomendable en la que se recorren los Balcanes, América Latina, África…

En la inauguración, Gervasio ha recordado a los reporteros españoles que perdieron la vida ejerciendo su profesión: Juantxu Rodríguez, Jordi Pujol, Luis Valtueña, Miguel Gil, Julio Fuentes, Julio Anguita, José Couso, Ricardo Ortega… Gervasio pudo contarlo, ellos no. Y recordar a sus compañeros le honra. También ha mencionado a la nueva generación de fotoperiodistas que se juega la vida en las guerras de la actualidad: José Cendón, Samuel Aranda, etc… Felicidades, Gervasio, por tu compromiso y por tu mirada comprometida con quienes sufren lo indecible: las víctimas civiles de los conflictos armados.

Te dejo la nota del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que ha incluido esta exposición de obligada visita en la programación del Matadero de Madrid:

“Una exposición que traza, a través de 148 fotografías, cerca de 100 retratos y 6 audiovisuales, un extenso recorrido por la dilatada trayectoria fotoperiodística de Gervasio Sánchez, Premio Nacional de Fotografía 2009, que se inicia en Centroamérica en 1984 y se extiende, de manera ininterrumpida, hasta hoy.
La Secretaría de Estado de Cultura organiza esta muestra antológica con motivo de la concesión del Premio Nacional de Fotografía 2009, otorgado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Es una larga travesía por más de 25 años de obstinado trabajo en numerosos escenarios bélicos y posbélicos de América Latina, Europa, Asia y África; lugares que desvelan la crudeza de nuestro tiempo y en los que languidecen, injustamente olvidadas, las víctimas de la barbarie.
Según señala su comisaria, Sandra Balsells, el objetivo de la exposición es “divulgar un legado visual de enorme valor histórico y documental en el que se combina un material prácticamente inédito -obtenido durante sus primeros años de aprendizaje y formación- con fotografías de actualidad ampliamente difundidas y con proyectos documentales realizados a largo plazo que han otorgado una indudable solidez a su obra”.
La exposición se compone de 148 fotografías, a color y en blanco y negro, que se ordenan de forma cronológica, a través de un recorrido vertebrado en cinco grandes bloques temáticos: América latina, Balcanes, África, Vidas minadas y Desaparecidos.
Además, la muestra incluye 8 murales con cerca de 100 retratos de personas directamente afectadas por algunas de las realidades documentadas por Gervasio Sánchez: víctimas de mutilaciones y ex niños-soldado, ambos en Sierra Leona, y víctimas de minas antipersona y familiares de personas desaparecidas en diversos países del mundo.
La exposición se completa con seis audiovisuales en los que se muestran centenares de fotografías realizadas a lo largo de los más de 25 años de producción de Gervasio Sánchez.”

GERDA TARO Y ROBERT CAPA, EN ALMERÍA

Un día como hoy de hace 75 años, Gerda Taro y Robert Capa fotografiaban el drama de los refugiados malagueños que llegaban a Almería escapando de la represión del ejército franquista. Después de recorrer a pie la distancia entre ambas capitales (sometidos a un infierno de bombardeos aéreos y cañonazos desde el mar), quienes no sucumbían a los proyectiles o al desfallecimiento llegaban en condiciones lamentables a Almería. Las fotos de Taro y Capa fueron publicadas por la prensa francesa. Aquel terrible éxodo se conmemora estos días.
En “Gerda Taro, fotógrafa de guerra” (Editorial Debate), escribí esto:
“En Almería fotografían las consecuencias de la cruel ofensiva comandada por el general Queipo de Llano. Ven ancianos, mujeres y niños en estado de shock, desesperanzados e indefensos, durmiendo en las aceras, doloridos por el viaje. Las autoridades tratan de aliviar la situación dando salida a través de autobuses, trenes y barcos. Gerda fotografía armamento y tripulación del acorazado Jaime I, el más importante de la flota republicana, que había sufrido el primer ataque aéreo de la guerra. Deciden avanzar por la costa, en sentido contrario al éxodo, y llegan a Calahonda, donde se unen al Batallón Tchapaiev y al Batallón español Otumba. Se publican dos fotos de Gerda en Regards. En una aparece una familia con todos sus enseres cargados a lomos de un asno. En la otra, una mujer transporta un saco de avituallamiento a lomos de un caballo blanco. Su esbelta figura transmite a los lectores una sensación de fortaleza que no se corresponde con el sufrimiento de la población civil.
En ruta hacia Madrid, atraviesan el frente del Jarama y el cuartel general de operaciones de las Brigadas Internacionales en Morata de Tajuña.”

Esa ya es otra historia…

SOBRE EL FOTOPERIODISMO

Una reflexión sobre el fotoperiodismo, al hilo de la concesión del World Press Photo al reportero español Samuel Aranda. La incluí en mi libro “Gerda Taro, fotógrafa de guerra”:

“El fotoperiodismo es una ventana móvil que los fotógrafos transportan por el mundo. A través de su trabajo, los ciudadanos se asoman a esa ventana y ven una realidad horrible. Porque el mundo ha sido y es un horror continuo, y los fotógrafos, fotoperiodistas y reporteros de televisión han estado y siguen estando ahí para guardar esas imágenes en la historia y en nuestras conciencias. Son los ojos de la guerra (1) y sienten una obligación moral para con las víctimas, cuyo destino sería aún peor si no hubiera testigos. El horror no tiene medida. Las exposiciones de fotografía, y certámenes como el World Press Photo, con su acumulación de instantáneas de muerte, destrucción, hambre, miseria y abandono, dejan a veces la sensación de que nada cambia en un mundo que destila demasiado sufrimiento, demasiada crueldad. Después de acudir a muchas guerras, Christine Spengler no ha encontrado una respuesta que explique por qué el ser humano es cruel con sus semejantes.”

"GERDA TARO, FOTÓGRAFA DE GUERRA", EN LA EXPOSICIÓN "LA MALETA MEXICANA"

Ejemplares de “Gerda Taro, fotógrafa de guerra” están a disposición de los visitantes de la exposición “La maleta mexicana”, organizada por el Museu Nacional d’Art de Catalunya en coproducción con el ICP de Nueva York.
Lo escribí en 2007, y se publicó coincidiendo con el 70 aniversario de la muerte de Gerda Taro en la batalla de Brunete. Fue el primer trabajo en español sobre esta valerosa mujer. Luego vinieron otros…
En mi opinión, el libro refleja muy bien el compromiso de “la pequeña rubia” con la República y su progresiva vinculación personal con España. Te recomiendo su lectura, que puedes completar visitando la exposición.

En 1939, Robert Capa huyó de Paris a Estados Unidos. Su colaborador, Tchiki Weiss, salvó tres cajas con 4.500 negativos de imágenes realizados durante la Guerra Civil por el propio Capa, Chim (David Seymour) y Gerda Taro. Es la conocida como “maleta mexicana. Desaparecida durante décadas, fue localizada en México y ahora, gracias a la tenacidad del ICP para recuperarla y hacer público su contenido, el MNAC presenta parte de este valioso material fotográfico por primera vez en España.
Es un testimonio gráfico excepcional de la vida en el frente o en las trincheras, de los estragos de los bombardeos sobre la población civil o del drama en los campos de refugiados.

OCHO AÑOS SIN COUSO

Te dejo algunas fotos de la concentración de hoy frente a la Embajada de Estados Unidos en España, en el octavo aniversario de la muerte de José Couso. Sus hermanos, tan enérgicos como siempre. Su madre, tan emocionada… y enérgica como siempre.